Con despidos y renuncias, los programas matutinos de Univision y Telemundo tienen a la audiencia más confundida que nunca

Con despidos y renuncias, los programas matutinos de Univision y Telemundo tienen a la audiencia más confundida que nunca

Para ser conductor de los programas matutinos de la televisión en español, como “Despierta América” y “Un Nuevo Día” es necesario tener los nervios de acero, pero no necesariamente para la complicada tarea de mantener la calma ante las situaciones inesperadas de los programas en vivo.

Los nervios los necesitan para lidiar con el estrés que le da a cualquiera un inminente despido o, como los profesionales de recursos humanos y relaciones públicas recomiendan hacer, “que no se le renueve el contrato”. Aunque las consecuencias concretas son para las celebridades, el público también resulta afectado y la última ola de cambios ha provocado airadas protestas en las redes sociales.

El cambio más reciente se anunció esta semana en Telemundo, cuando el presentador venezolano Daniel Sarcos avisó a la audiencia que está en la recta final de su relación con el canal y su familia de “Un Nuevo Día”. Tomó la decisión tras aceptar el proyecto de producir y animar la lotería en la República Dominicana, donde ya tiene un exitoso programa dominical llamado “Se habla español”.

Sin embargo, fuentes de Telemundo revelaron a el Nuevo Herald que no hay una fecha precisa para que salga del aire. “Pueden ser dos semanas, pueden ser tres”, admitieron. El plan para el reemplazo de Sarcos, el único hombre en la conducción del programa después de la salida de Diego Schoening en junio de 2017, aún está en el aire.

“La intención es que sea Marco Antonio Regil”, reconocieron. Sin embargo, el presentador mexicano está ahora concentrado en prepararse para los Latin Billboards, que conducirá el 26 de abril, al lado de Gaby Espino, desde Las Vegas.

Antes de que la audiencia de “Un nuevo día” tuviera tiempo de imaginarse una mañana sin Sarcos, quien les ha acompañado el despertar por siete años, ahora también está de salida Ana María Canseco, quien aparte de Don Francisco y Rodner Figueroa, había sido la única figura que pasó con éxito de Univision a Telemundo.

Aunque Telemundo rechazó comentar sobre el tema, una fuente cercana a Canseco aseguró que la conductora mexicana dejaría el programa en los próximos días. “No le renovaron el contrato”, aseguró.

Sin Sarcos o Canseco, solo quedan en el elenco Adamari López, Rashel Díaz y el chef James Tahhan y muchos de sus seguidores expresaron su desolación en las redes sociales. “Por qué te vas? ¿Ya dijeron por allí que te vas de Un nuevo día? Se me hace injusto. Fue difícil ver como se fue Daniel y ahora tú…¿cuántos más?”, escribió una fan.

“La pregunta es si como están tienen éxitos, porque los ejecutivos no piensan en nosotros que hay final somos las audiencias. Entendemos lo de Daniel, pero tú Anita no se vale, así no fue que hablamos no y no respeto al público”, escribió otro.

En Univision, el terremoto de personal ocurrió en 2017, primero con el despido del cubano William Valdés, quien llevaba todo lo relacionado con las redes sociales. A Johnny Lozada tampoco le “renovaron el contrato”. Antes se había ido Alejandro Chabán. La dominicana Lourdes Stephen, quien tras la cancelación de “Sal y Pimienta” había formado parte del elenco de “Sin rollos ni tapujos”, también dejó la cadena. Lo mismo ocurrió con el periodista de espectáculos Orlando Segura.

Hace pocos días se oficializó la entrada de Carlos Calderón al elenco de Despierta América, que ahora tiene en su elenco principal tres mexicanos. Además de Calderón, está Alan Tacher y Karla Martínez.

No es difícil imaginarse las razones para tantos cambios. Las cadenas de televisión a nivel mundial están en una guerra a muerte por repartirse la audiencia cada vez menor de los programas en vivo que no sean deportes o espectáculos musicales. En el caso de los latinos, se les complica con una audiencia cada vez más interesada en consumir productos en inglés.

Sin embargo, los cambios sin preparar a la audiencia podrían tener un efecto de boomerang. No deberían olvidar que para los latinos la lealtad es uno de los valores principales y los talentos de televisión son considerados parte de la familia. No es fácil ser fiel a una experiencia que está empezando a dar síndrome de latigazo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *